title image

Área General

Para lograr un buen estado de salud en todas las dimensiones,
es importante formar y mantener hábitos que contribuyan a
la misma, y lograr un balance entre el cuerpo y la mente
Aprende a vivir saludable

vive saludable para aprender

En APLE NETWORK nos interesamos en llegar a todas las personas en general, algunas personas con estilos de vida saludables, otros presentarán riesgos para su salud mental, cual sea su condición nuestro objetivo es PSICOEDUCAR a nuestros seguidores a través del manejo de temas relevantes para mantener su salud y por ende mejorar su calidad de vida.

Salud

Debemos recordar la definición de la salud, entendida como el estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades” Organización Mundial de la Salud (OMS, 1946). Esta definición divide la salud en tres dimensiones importantes:

Hace referencia al estado/condición y buen funcionamiento del cuerpo. Tener salud física implica el equilibrio entre los factores de riesgo y condiciones genéticas y ambientales que pueden afectar el estado de bienestar físico.

Hace referencia al estado de estabilidad emocional, mental que conduce a un estado de bienestar subjetivo, que la persona se siente bien consigo mismo, los demás y su entorno.

La salud mental está relacionada con la regulación de las emociones, desarrollo de habilidades y hábitos que combatan los riesgos y promuevan una calidad de vida en las personas.

Hace referencia al estado de bienestar con los demás, familia, vecindario, comunidad.

Tiene en cuenta el mantenimiento de redes sociales y comunitarias, así como la contribución a la sociedad, la participación y cohesión social, y el reconocimiento de los demás en sus diferencias, condiciones específica y fomento de la igualdad.

Salud y

BIENESTAR PSICOSOCIAL

El bienestar psicosocial lo viven todas las personas, desde aquellos que muestran un buen estado de salud, como las personas que tienen enfermedades crónicas, tanto unos como otros a través del estilo de vida saludable que tengan.

Con la definición de la OMS, se destaca no solo la ausencia de enfermedad, sino, el bienestar y lo que se podría llamar calidad de vida como ejes transversales en las tres dimensiones.

Bienestar psicosocial

El bienestar incluye las condiciones físicas y mentales, en las que la persona percibe satisfacción.

El bienestar psicosocial reúne todas las dimensiones de las personas como la personal (física y mental), familiar, laboral y social, para que el individuo sienta satisfacción de sí mismo y con su entorno.

El bienestar y calidad de vida se obtiene a través de los hábitos de vida saludables que cumplen la función de Promoción de la salud y Prevención de la enfermedad (P&P).

Promoción de la salud

La promoción y prevención son acciones a nivel individual, institucional, gubernamental o nacional, que se adelantan con el fin de fomentar el desarrollo de conductas y hábitos funcionales.

En el caso de la salud, el objetivo es promover la salud y prevenir la enfermedad, a través de acciones que se encuentran al alcance de las personas.

Actuar y pensar hacia el futuro es prioridad, por eso APLE pone asesorías al alcance de todos, para fortalecer habilidades y capacidades de cada persona para que se beneficie al máximo de los recursos que tiene en su ambiente social, laboral, familiar y personal.

De esta manera es la persona quien se empodera y toma control de su salud, con el fin de mejorarla y mantenerla.

Con la definición de la OMS, se destaca no solo la ausencia de enfermedad, sino, el bienestar y lo que se podría llamar calidad de vida como ejes transversales en las tres dimensiones.

El bienestar y calidad de vida se obtiene a través de los hábitos de vida saludables que cumplen la función de P&P.

Promoción

La promoción se centra en lo positivo, en mantener la salud a través de buenos hábitos y estilos de vida, por eso se han denominado estilos de vida saludables, que consiste en hábitos y comportamientos permanentes que se convierten en rutinas…

Las rutinas las vemos no desde la perspectiva coloquial de lo aburrido y rutinario sino desde lo positivo que se refiere ordenar nuestros hábitos como por ejemplo, dormir, comer, hacer ejercicio o actividad física, actividad mental (higiene mental) esto último que se refiere al mantenimiento del equilibrio emocional-psicológico en armonía con el bienestar físico y social.

Prevención de la enfermedad

La prevención de la enfermedad consiste en anticiparse a la aparición de signos o síntomas de enfermedad, que puedan advertir un deterioro en la salud.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), define tres niveles de prevención: primaria, secundaria y terciaria.

Prevención primaria
Se propone evitar la aparición de signos, síntomas o enfermedades ante la aparición de posibles riesgos. ¡No ha sucedido, pero se quiere prevenir!
Prevención secundaria
Se propone identificar y detectar de forma temprana los signos y síntomas de una enfermedad, para reducir la probabilidad de daño que pueda causar. ¡Ya sucedió, pero es tiempo para que no progrese y empeore!
Prevención terciaria
Se propone dilatar la aparición de los síntomas y el progreso de la enfermedad que se ha detectado con antelación. ¡Ya sucedió y avanzo, pero necesita ser detenido, también para que no vuelva a ocurrir!

Factores de riesgo

En la salud pueden influir factores que favorecen la aparición de signos, síntomas o enfermedades. La prevención tiene en cuenta estos factores y busca que la persona actué de forma consciente para regularlos, aumentar su calidad de vida y disminuir un posible impacto negativo.

Los factores de riesgo están determinados o pueden determinarse, están afectados por la herencia y el medio ambiente, por ejemplo:

Edad 0

Peso 0

Predisposición a enfermedades 0

Consumo de sustancias 0

Sedentarismo 0

UN FACTOR DE RIESGO es cualquier rasgo, característica o exposición de un individuo que aumente su probabilidad de sufrir una enfermedad o lesión (OMS, sf).

Entre los factores de riesgo más importantes cabe citar la insuficiencia ponderal (estar por debajo del peso que se considera saludable), las prácticas sexuales de riesgo, la hipertensión, el consumo de tabaco y alcohol, el agua insalubre, las deficiencias del saneamiento y la falta de higiene.

Los riesgos pueden afectar las tres áreas de la salud a saber…

Es posible evidenciar como se altera la salud de forma integral, en el plano físico y mental y social.

Riesgos para la salud física
Riesgos para la salud social
Y a la vez, la enfermedad mental, también puede afectar en la salud social, causando deterioro en las relaciones interpersonales que producen sufrimiento en los individuos.
Riesgos para la salud mental
Riesgos para la

salud física

Ingesta de alimentos

Una dieta desbalanceada ya sea abundante o escasa puede conducir a la obesidad, problemas del corazón, colesterol, circulación, dolores de espalda, articulaciones, etc. También puede conducir a desnutrición, circulación, crecimiento, etc.

Prácticas sexuales de riesgo

Tener relaciones sexuales sin barreras de protección pone en riesgo la salud física por la infección o contagio de enfermedades.

Utilizar preservativos, cubrir heridas de la piel, evitar contacto con piel lesionada, intercambio de fluidos corporales que se han visto que pueden transmitir enfermedades, ubicadas especialmente en áreas genital, anal o bucal que puedan ser una amenaza para la salud.

Hipertensión arterial

Aumento de la presión sanguínea en las arterias que puede ser hereditaria o por adquirida por exposición al riesgo de padecerla. A su vez puede ser un factor de riesgo para otras enfermedades como: enfermedades cardíacas coronarias, cerebrovasculares, arterioesclerosis, etc.

Consumo de tabaco y alcohol

El consumo abusivo y en exceso de tabaco y alcohol deterioran los tejidos, órganos y sistemas del cuerpo. Los principales problemas de salud que conllevan el consumo pueden ser:

Tabaco

  • Enfermedades respiratorias
  • Enfermedades cardiovasculares
  • Cáncer de pulmón
  • Durante el embarazo riesgo para el feto
  • Afecta la salud oral y deteriora los dientes

Alcohol- otras sustancias

  • Enfermedades hepáticas (afecta hígado)
  • Enfermedades renales (afecta riñones)
  • Problemas en el metabolismo
  • Afecta el cerebro y sus funciones, ejemplo: reflejos, memoria, coordinación motora, procesos de pensamiento
  • Bajo sus efectos incrementa el riesgo de accidentes, conductas sexuales de riesgo, violencia, etc.

Deficiencias del saneamiento

Riesgos relacionados con el agua, las letrinas y sanitarios y el lavado de manos que son factores de riesgo para las enfermedades intestinales (diarreas, malestar estomacal, etc). El saneamiento evita problemas de salud pública, por ejemplo, criadero de mosquitos, desarrollo de bacterias, etc. El saneamiento está relacionado con calidad de vida, riesgos para abusos sexuales, pobreza, entre otros problemas sociales.

Riesgos para la

salud mental

Una de los principales de los ejes de las Asesorías de APLE NETWOK se centra en el mantenimiento de la salud mental y la prevención de trastornos clínicos, violencia y consumo de sustancias psicoactivas.

Trastornos clínicos

Los eventos físicos, psicológicos y físicos pueden afectar la estabilidad emocional y mental de las personas trayendo como consecuencia el desarrollo de síntomas y afectaciones psicológicas que intervienen en la calidad de vida a nivel personal, familiar y social.

Los principales trastornos que afectan a la población son:

  • Afectivos: Depresión
  • Emocionales: Ansiedad
  • Traumas: Estrés postraumático, Disociación

La violencia y sus efectos en las personas

Otro componente importante en la salud mental es el tema de la violencia y sus efectos en las personas.

La violencia definida como el uso intencional de la fuerza o el poder físico, de hecho o como amenaza, contra uno mismo, otra persona o un grupo o comunidad, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del desarrollo o privaciones (OMS, 2002). “el uso deliberado de la fuerza física o el poder, ya sea en grado de amenaza o efectivo, contra uno mismo, otra persona o un grupo o comunidad, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del desarrollo o privaciones” (Organización Mundial de la Salud [OMS].

Clasificación de las violencias según OMS (2002)

La clasificación de la OMS, divide la violencia en tres categorías generales, según las características de los que cometen el acto de violencia:

  • La violencia autoinfligida (comportamiento suicida y autolesiones)
  • La violencia interpersonal (violencia familiar, que incluye menores, pareja y ancianos; así como violencia entre personas sin parentesco)
  • La violencia colectiva (social, política y económica). La naturaleza de los actos de violencia puede ser: física, sexual, psíquica, lo anteriores incluyen privaciones o descuido

Consumo de sustancias

En el apartado de la salud física se explicó algunos aspectos relacionados con las afectaciones del consumo de sustancias, alcohol y tabaco como parte de los factores de riesgo para la salud física, sin embargo también es un componente que afecta la salud mental y social.

En relación con la salud mental el consumo de sustancias afecta al individuo directamente, su familia y a la sociedad en general.

Estilos de vida

SALUDABLES

Es el conjunto de comportamientos y actividades que se convierten en un patrón de conducta o un hábito que conduce a mantener la salud y prevenir la enfermedad, que se constituyen en la forma de vivir una persona o grupo en una comunidad.

Proceso de socialización (a través del tiempo)  

Actividad mental
Manejo del estrés, culpa, depresión y ansiedad. Conductas de autocuidado, habilidades de afrontamiento, comunicación, empatía, evitar las adiciones y obsesiones.
Actividad física
Alimentación, dormir, pausas activas, higiene personal y limpieza, ejercicio físico (caminar, correr, yoga, gimnasio, practicar algún deporte).
Actividad social
Comportamiento proactivo, creación de redes de apoyo, habilidades sociales.

Hábitos

La definición de un hábito es la repetición de una conducta /comportamiento, hasta que se aprende y llega al punto de no necesitar mayor atención de nuestra parte.

Un ejemplo simple para evidenciar un hábito, es el lavado de los dientes. Esta es una acción que se practica por lo menos 3 veces al día y cada persona ya tiene el tiempo dispuesto. El cepillado es simple (ya lo has aprendido y no necesita atención), ahora, ¿si lo haces con la mano contraria?

Necesitas articular tu hombro, brazo y mano, para mover el cepillo de la forma adecuada y al cambiar de mano necesitas prestar más atención.

¡EN ESTE MOMENTO HAS EVIDENCIADO UN HÁBITO!

Los hábitos que una persona forma son siempre relacionados con conductas/comportamientos, específicos, una acción en particular.

Estas acciones, pueden ser saludables (como el lavado de los dientes), así como no saludables; la diferencia se encuentra en los resultados que pueden generar a largo plazo en cuanto a la prevención de riesgos o mantenimiento de la salud.

Los hábitos pueden ser funcionales, en la medida que contribuyan a la persona a mejorar o mantener su bienestar, aunque con el déficit (falta de práctica) o exceso (aumento desproporcionado) puede generar disfunción.

¡Alternativas!

Una alternativa novedosa que APLE ofrece, se plantea desde una perspectiva positiva, que guía a las personas a mejorar su calidad de vida, por medio de hábitos y estilos de vida saludables que giren en torno a la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad.

Conductas Funcionales

Son aquellas que aportan a las diferentes áreas de la vida de la persona a corto, mediano y largo plazo logrando obtener una utilidad ante una demanda propia (motivación) o del entorno. Nuevamente lavarse los dientes.

Conductas Disfuncionales

Son aquellas que no aportan y por el contrario desmejoran el bienestar y satisfacción de la persona, por déficit o exceso. Un ejemplo es la rutina diaria de ejercicio, que si se repite y se prioriza ante otras tareas importantes, puede causar problemas en otras áreas (familiar, laboral, social).

PSICOEDUCACIÓN

La psicoeducación es una estrategia diseñada por la psicología que se compone de tres partes:

Información
Nos encargamos de ofrecer información técnica, sobre el tema o problema a abordar. Tener los conceptos claros, las causas y consecuencias de nuestros comportamientos. Dar a conocer sobre factores protectores de la salud mental y factores de riesgo para tener una mejor calidad de vida.
Creencias
Reestructurar y cambiar las creencias que se tienen sobre los riesgos y factores protectores es una tarea muy importante. Romper con las creencias erróneas que hacen que las personas se expongan innecesariamente a riesgos. A modo de complemento con la información, permite que la persona tome diferentes puntos de vista y los corrobore, para desmitificar creencias y hábitos.
Habilidades
Además de aportar a los pensamientos, también propone acciones concretas que dan solución a problemáticas personales, familiares, laborales y sociales, e incluso ayuda a replantear aspectos de la vida y tomar un nuevo rumbo.

Conoce los cursos formativos de APLE NETWORK

Ofrecemos un sistema de formación impartido por psicólogos especializados que dirigen y planifican diversas acciones a modo de cursos o conferencias sobre psicología aplicada a la salud, la educación, el ámbito social, etc.

La psicoeducación nos permite realizar intervenciones que pueden ser de utilidad para las personas que en ocasiones empiezan a identificar que hay un aspecto negativo en sus vidas, o que no saben lo que puede significar para sus vidas.

Por estos motivos, APLE utiliza la psicoeducación tanto en las intervenciones clínicas como en la prevención, suministrando información clara y precisa, a través de materiales idóneos al tema tratado, material didáctico, ya que facilita la reflexión y direccionamiento de comportamiento para mejorar la calidad de vida de las personas.